Adenocarcinoma de pulmón - Febrero de 2011
Deja de fumar  
 
 
 
 
 
 
Febrero de 2011

Enero de 2011 Enero de 2011

Día 1. Mañana tengo nueva sesión de quimioterapia. Hoy he dormido de un tirón (supongo que gracias al Lexatin y al Naproxeno). El resto del día normal. Vienen unos amigos a verme. En fin, nada destacable. Je!

Día 2. Vamos casi a primera hora dejando en casa al pequeño que le duele el estómago. No va al instituto. Tiene muchos gases. Me hacen los análisis y a las 10:45 paso a consulta. Me dice que la analítica está bien y que aunque esta medicación no tiene grandes efectos secundarios, yo la estoy llevando muy bien, prácticamente ninguno.

Le pido una copia del TAC craneal para que la vea mi doctora de cabecera y de paso pasarle el OCR para ponerlo aquí: TAC del 12-01-2011 Está en el sitio que le corresponde, en Enero.

A las 12:00 paso a que me pongan la quimioterapia de siempre (gemcitabina 1900 mg. más Kytrin más dexametasona). (3º ciclo - día 8). Me dice la enfermera que tengo cara de sueño y le pregunto si es normal tener sueño a todas horas. Me dice que casi todos los enfermos duermen mal el día anterior a la quimioterapia y luego se quedan dormidos durante ella.
A las 13:00 h me despierto con la enfermera al lado y le pregunto si ya me puedo ir. Y me dice que ahora me acaba de poner la medicación y que a partir de ahora queda una hora. Me da la sensación que se ha olvidado de mí, porque la premedicación suele tardar diez minutos. Total, que entre la medicación, el lavado final el lavado del Port-a-Cath, unas cosas y otras salgo a las 14:30 h. Llego a casa a las 15:30 porque hay un atasco de narices. El resto de la tarde con malestar, aunque se reduce un poco con un Naproxeno y un Lexatin a las 00:00 h.

Día 3. Toda la noche durmiendo en la cama pero con bastante tos y flemas. Cuando me despierto estoy fatal, me duele el pecho al toser, debajo del omóplato y la cabeza. Total que me quedo en cama. Ya trabajaré, a través de Internet, cuando me levante. Cuando me levanto, aparte de hacer un par de cosas pendientes del trabajo, preparo un Decálogo Familiar que nos pidió la psicóloga, se llama Clara y destila dulzura por todos sus poros. Nos dijo que lo hiciesemos en frío (difícil en mi casa) y en consenso los cuatro juntos. Lo he hecho yo sólo para no pasar la vergüenza de no llevar nada, ya que el sábado y el domingo, cuando habíamos quedado en hacerlo, nadie estaba disponible.

Vaya interés que tenemos en arreglar las cosas de la familia... El niño toda la mañana en casa porque le duele la tripa de gases, supongo. Pero como no puedo demostrar que es inventado, pues ante la duda... (ya sabéis el refrán: la más tetuda ). Cuando viene mi mujer se va sola a la psicóloga. El pequeño tiene la escusa de que le duele la tripa, pero no le duele para comer, ni para ver la tele ni para estar enredando. Yo me he negado en redondo de ir más. Y el mayor hace siempre lo que yo haga.

Ya estuvimos el año pasado y parte del anterior en una psicóloga que ahora está de baja y no valió de nada Era como ahora: delante de ella todo eran buenos propósitos y al llegar a casa a hacer lo que nos da la gana. Con esta nueva psicóloga todo el mundo se compromete delante de ella a cambiar, a rectificar y a portarse bien, y nada más volver a casa pedimos jugar, aunque en diario hayamos quedado en no jugar al ordenador. Nos negamos a estudiar. Y únicamente nos dedicamos a ver la tele y encima sólo Marca TV que no nos gusta a ninguno.

Sigo con las flemas. He tomado acetilcisteina y Redoxón, pero de momento... Jo!

Hoy no tengo malestar pero me fastidian la tos y las flemas. Al final voy a tener que tomar Buscapina que parece que es lo único efectivo contra las flemas.

Empiezo a tomar Buscapina por la noche.

Día 4. De momento no noto ninguna mejoría. Todo el día tosiendo y con las mismas flemas que en días anteriores. Aunque han subido las temperaturas bastante durante el día. No me apetece salir a la calle. Menos mal que al final viene mi vecino y charlo un ratillo con él porque si no, desde después de comer he estado sólo en el comedor. ¡Toda la tarde!. Mi mujer limpiando, como siempre, los niños por ahí con sus amigos.

Día 5. Seguimos igual que ayer. La tos no cesa ni de día ni de noche.

Día 6. Me levanto, desayuno, me siento en el sofá y me quedo dormido hasta casi las dos de la tarde. El resto, como todos estos días tosiendo sin parar.

Día 7. He pasado toda la noche en vela (cada vez que me estaba quedando dormido me entraba la tos, o las ganas de vomitar) hasta me he puesto oxígeno por si hacía algo... Como aún tengo la máquina en casa...

Voy a la doctora, me ausculta y me dice que tengo bastante ruido de flemas, aunque la saturación de oxígeno en sangre está al 98%. Me dice que siga tomando Buscapina unos días más, pero tres veces al día y no una como yo estaba haciendo. Que siga con la acetilcisteina. Y que empiece con antibiótico. Que todos los síntomas que tengo son de un catarrazo, no nos podemos arriesgar. Así que Septrin Forte desayuno y cena durante cinco días. Me da la baja.

Día 8. Hoy he dormido de un tirón. No se de qué dependerá que unos días, la mayoría, no duerma bien y otros, en cambio, casi me tengan que despertar. Parece que las flemas y la tos "perruna" (como decía mi abuela) han disminuido bastante.

Día 9. Me han vuelto las toses y las flemas. Sigo con falta de apetito. Parece que estoy embarazado, hay montones de olores d la cocina que me dan asco.

Día 10. Tengo un catarro de nariz y también de toses que para qué contar. catarro

Por la tarde vamos los cuatro a la psicóloga. Cuando salimos vamos cargados de buenas intenciones. Pero al llegar a casa el niño nos monta el numerito.

Días 11 y 12. Como en los últimos días estoy durmiendo fatal. Sigo con mis flemas y mis toses y además me está molestando el estómago. No tengo ni pizca de ganas de comer. Supongo que será de los antibióticos.

Día 13. Hoy me he despertado y he ido directo al sofá. Me he quedado dormido rápidamente. Me he despertado y corriendo a la cama para no espabilarme. Hemos ido a celebrar el cumpleaños de mi sobrino el mayor que hizo los 28 el día cuatro. He comido una sopa castellana (con su huevito y todo), nada más, pero me ha sentado de bien... Qué rico!

Día 14. Mi mujer me regala una estación meteorológica y unas tenacillas para cortar las uñas. Yo a ella nada (como siempre). Qué asquito...

La noche, como siempre, en el sofá. La tos y el dolorcillo de estómago, también como siempre.

Voy a ver a la doctora. Me explora el abdomen y dice que tengo muchísimos gases. Me manda Aeroflat una antes de cada comida y cena. Auscultación buena Saturación de oxígeno en sangre 98%. De todas formas me receta unos aerosoles (Synalar nasal) para que me los ponga la enfermera desde hoy hasta el viernes.

Día 15. Me levanto a las once para adecentarme, ducharme y me voy a la doctora. La enfermera me pone un inhalador de Synalar más Pulmicort más agua destilada (como a las baterías de los coches ). Después de media hora paso a ver a la doctora para decirle que estoy mucho mejor de la tos (no te joroba, el Synalar lleva Neomicina, un antibiótico... no voy a estar mejor ), que ya no tengo gases y me ha mejorado el apetito. Cuando vuelvo a casa como como una lima (qué feo queda eso de repetir la misma palabra...): un plato de lentejas que no se lo salta un torero (no sé el por qué de este dicho, los toreros se dedican a torear y no a salto de altura... ), después me salto el segundo y me zampo dos mandarinas y un yogur ("u" lo que sea) de soja. Y todo ello con un apetito... Mañana me toca "chutoterapia" otra vez.

Día 16. (Peso: 73.700). Nos levantamos a las 6:00 para estar en el Hospital cuanto antes y ser de los primeros en el número para el análisis. Me ponen la vía de los primeros.

Desayunamos (un sándwich vegetal y un zumo de naranja natural: una pasta: 6,05€ cada uno. Menudo chollo los de las contratas en estos sitios que no puedes ir a ningún otro lado) y rapidamente para arriba no sea que me llamen de los primeros. ¡Narices! Hasta las 11:40 no me atienden en consulta y eso porque le decimos a una enfermera que si va por orden de análisis. "Intercede" por mi al doctor y me llama.

Todo bien menos una ligera anemia que tengo. Me manda una inyección subcutánea de Eprex 40000 UI/ml durante cuatro semanas (una por semana). A continuación voy al Hospital de Día, pero está abarrotado. Tengo que esperar fuera. Me llaman a las 12:00 y acabo a las 12:55. (4º ciclo - día 1) Como hasta ahora: gemcitabina 1900 mg., más Kytrin, más dexametasona.

A casa. Con más hambre que el perro de un ciego (como se decía antes). Me meto entre pecho y espalda un plato de sopa de sémola de trigo, bien espesita, un bocata de contramuslo de pollo con un jalapeño hecho rajitas y patatas fritas y una mandarina. ¡Qué bien! me ha vuelto el apetito.

Día 17. Voy prontito a que me pongan el inhalador. Esta vez dura una hora. Después hay carreras, ir y venir de la doctora y de la enfermera. Parece ser que hay una señora mayor dentro con una urgencia... Total que paso a consulta a las 13:25 h.

Me dice la doctora que me ponga las inyecciones contra la anemia con toda confianza. Que por el tema del hígado no me preocupe y que si el oncólogo me las ha recetado, él sabrá como eliminar la anemia. Ya me voy más tranquilo. Aunque la tos y las flemas no se me acaban de pasar (ni con el inhalador). Le digo que quiero que mañana me de el alta y me dice que debo seguir una semana más yendo todos los días a ponerme el inhalador. ¡Qué rollo!

Por la tarde vamos los cuatro a la psicóloga, después de mucho discutir, pues la única que quiere ir es mi mujer. No se da mal. Al final acabamos llorando todos menos el mayor (que le falta un pelo para hacerlo). Buena terapia.

Día 18. Me despierto a las cuatro, y no voy a perder el tiempo dando vueltas o viendo la tele. Me pongo a limpiar un pollo y a prepararlo para asarlo mañana: Un limón por el "culo", tres dientes de ajo, sal, pimienta, tomillo, cuando acabo me pongo a responder correos y luego a la cama a dormir.

Me presento a las 11:00 por si acaso cuela, pero hay un niño que no para de llorar en la enfermería. Así que hasta que no sale no entro yo. La enfermera me pone la inyección de Eprex. Y a las 11:30 empiezo con el inhalador. Acabo justo a las 12:30. Me atiende la doctora y para casa a poner el pollo en el horno.

Como hay mucha gente que no encuentra determinados productos en su herbolario, voy a hacer un poco de publicidad del herbolario donde yo compro mis setas y liquiduchos:

Herbolario

Herbolario Valle de Oro
Patricia Marín Dargel
C.C. Mercacentro
Descubridores, 1 Local 5
Tres Cantos - Madrid
Tel: 918035184

Precios:
Renovén: 42€
Graviola 500 Mg. Río Amazon : 25,15€
Aloe Vera Roure: 20€
Reishi: 56€
Maitake: 56€

Por la tarde en casa. Vienen unos amigos y también los vecinos, con el chiquitín que ha cumplido los dos años en Enero. Tarde muy agradable si no fuese por el malestar, que no sé si es de la quimioterapia del miércoles o de la inyección de Eprex que me han puesto esta mañana.

Día 19. Un día que pasa sin pena ni gloria. Prácticamente la mañana la paso durmiendo. Hago una paella de marisco riquísima, con la única pega que, aunque las he dejado en remojo con sal gorda toda la noche, y les he cambiado el agua un par de veces, la chirlillas sueltan toda la arenilla que pueden (para vengarse de que nos las vamos a comer) y destrozan el resultado final. Es la última vez que echo chirlas o almejas en la paella , total lo único que puede pasar es que mordamos una cáscara y digamos eso de: "mocho güeno caracolo" porque lo que es sabor no le dan mucho al guiso. Por la tarde durmiendo la siesta y viendo películas.

Día 20. Esta noche he dormido fatal, con pesadillas, con flemas, con tos, con dolor de pecho y espalda...

Nos despertamos tarde, aprovechando que el pequeño está en casa de mi cuñada. (Le llevaron ayer al circo Price a ver un espectáculo de magia). Le trae mi sobrino el pequeño y se queda a comer y un buen rato de sobremesa.

Buena siesta. Cuando se va mi sobrino, el pequeño queda con un amigo. Como es un "copiota" y su amigo hace lo que le sale del "pito" (principalmente porque estudia y aprueba todo con buena nota), viene diciendo que él quiere ir a clases de magia como el amigo. Si su amigo se compra una baraja de 30€ de Magic, él también tiene que comprarla, si su amigo empieza a jugar con los Warhammer, él tiene que comprar también unos Warhammer. Además menudos precios que tienen los caprichos del amiguito... Y el mío se debe creer que trabajamos en una multinacional con unos sueldos espectaculares... Así que, como siempre, en cuanto llega a casa: la cagamos tía María (como se decía cuando yo tenía menos años...) A discutir y a chillar como un loco porque se quiere salir con la suya...

Día 21. Hoy he dormido fatal. Entre la molestia de estómago, los pinchazos en pecho y omóplato y las pesadillas... Cuando ha llegado la hora de levantarme para ir a ponerme los inhaladores, me dolía la cabeza y estaba horrorosamente mal. Ni he desayunado. Me he levantado a las 13:45 a comer una sopa castellana con su huevo escalfado. Por lo menos tengo algo en el cuerpo.

Día 22. Hoy he dormido más o menos bien, excepto una pausa tonta entre las 3:00 y las 5:00, vaya "usté" a saber por qué. A las 8:00, mis hijos se han empezado a pegar porque uno había pisado al otro. (Una razón de peso...). Pero no es que se pegasen, es que se mataban. Así que ya me he quedado levantado y me he dedicado a hacer las cosillas que tenía pendientes (hacer un cocido, afeitarme, ducharme, quitar el lavavajillas...). A las 11:25 me han puesto los inhaladores, he pasado a la doctora (98% de saturación de oxígeno en sangre) y luego he ido a la peluquería porque tenía unos pelos que no me había cortado desde la última caída producida por la quimioterapia... y estaba de un ridículo... Je, je.

Por la tarde, aprovechando que hace por mi zona un tiempo espectacular damos (mi mujer y yo) un paseo largo por el parque que me viene de perlas. (Es que me he estado pasando todo el invierno sin moverme prácticamente, del sofá a la cama y de la cama al sofá) y eso tampoco debe ser muy bueno que digamos... Je, je.

Me ha faltado decir que he recibido una carta de la Consejería de Sanidad diciendo que ha procedido a arreglar las cubiertas y que en las últimas lluvias no habían salido goteras. Y que también habían arreglado los sistemas calefactores. Por una vez me han hecho caso. Je!

Día 23. (Peso: 74.400). Me acerco al Hospital sin demasiada prisa visto lo que tuve que esperar la semana pasada. Me hacen los análisis y me dejan la vía puesta. Bajamos a desayunar medio bocadillo de tortilla de patata y un zumo de naranja. El mes pasado puse una reclamación por el frío que pasábamos en la lista de espera de oncología. Me han respondido diciéndome que habían procedido a arreglar las cubierta para que no se filtrase el agua de lluvia y que habían arreglado las máquinas calefactoras.Efectivamente, han arreglado todo. Ahora no da frío estar en ninguna de las tres salas.

Muy prontito nos llama la doctora (hoy no está el doctor habitual) y me dice que tengo las defensas un poquito bajas. Y que hoy no me van a poner la quimioterapia. ¡Qué rabia! Paso al Hospital de Día para que me quiten la vía. Vuelvo a casa con un sueño sueño tremendo, me pongo el pijama y me acuesto hasta las 13:15.

Día 24. Me presento prontito pero no veo entrar ni salir ni a la enfermera ni a la doctora. Después de media hora pregunto a los administrativos y me dicen que mi doctora está de baja y la enfermera no ha venido, que, de todas formas, hay una suplente. Después de esperar un montón más vuelvo a casa, que tengo trabajo pendiente. Por la tarde llevo a los niños a la psicóloga, ellos solos, y cuando salen, no les preguntamos y ellos tampoco sueltan prenda.

Día 25. Madrugo para ir al Centro de Salud. Hoy no han ido ni la enfermera ni la doctora, que está de baja por un dolor de pierna (espero que se recupere pronto). Entro con la enfermera suplente y me pone la inyección de Eprex (la de la anemia). He ido con el pequeño que se queja de dolor en el pie. Le diagnostican un esguince y le vendan hasta la rodilla. Toda la tarde viendo la tele. ¡Qué "diver" !

Día 26. Desde primera hora de la mañana a voces con el pequeño. En vista de la bronca, me levanto y, como siempre discutiendo por gilipolleces y porque no quiere estudiar y quiere jugar. Resultado: castigado sin jugar en todo el día. ¡Qué alegría los fines de semana en esta casa!. Y lo que no son fines de semana igual.

A última hora nos llama por teléfono la mujer de mi mejor amigo: le ha dado ayer un infarto cerebral. Viven en Gorliz (Bizkaia). Y él está ingresado en el Hospital de Cruces.

Día 27. En casa todo el día. A mi amigo le ha dado ayer un segundo infarto cerebral. Se le han llevado al quirófano, no sé como acabará todo esto... Madrugo para llevar al pequeño al "insti" en coche. Cuanto menos fuerce el pie, antes se le curará.

Día 28. Tengo mucha menos tos. Aunque toso algo, pero es una tos aceptable. Voy a pedir mañana el alta a la doctora. Mi amigo estará en coma inducido durante dos días, le han dejado el cráneo abierto por si le da otro infarto, poder operarle con más facilidad. El niño sigue sin querer estudiar y todo el día tumbado y viendo la tele.

Marzo de 2011 marzo de 2011

 
 
 © 2008 - 2013 Javier de Burgos

 sobre  Contacto