Adenocarcinoma de pulmón - Marzo de 2010
Deja de fumar  
 
 
 
 
 
 
Marzo de 2010

febrero de 2010 Febrero de 2010

Día 1. Mi mujer lleva los frasquitos "esputiles" al laboratorio del Centro de Salud. Buena mañana. Durmiendo hasta las 11 h. A partir de las 20:30 h., como siempre me empieza a entrar la tiritona. Ceno pescado y me voy a la cama con un Nolotil y un Orfidal, después de haber tosido "lo mío y lo de un amigo" y haber echado sangre en cada tosida. Me recuerda las toses con sangre que tenía al principio de todo esto. Paso una noche bastante angustiado, sin apenas dormir y pensando en lo que no se debe pensar. Aprovechando que puedo, me levanto a teletrabajar. Luego me dice Lourdes que qué hago a las 2:39 h. trabajando... ¡Pues que no hay quien duerma últimamente! Sonrisa

Día 2. Me despierto con mucha menos tos, voy corriendo a ver si forzando, echo alguna flema, y son transparentes. De todas formas, el mosqueo no se me quita: Tengo un catarro que no es un catarro, con una fiebre todos los días a la misma hora, que no llega a ser tampoco fiebre. En el último TAC habían aumentado ligeramente los tumorcillos en cantidad y tamaño...

Como tengo cita con mi MAP (Médico de Atención Primaria), voy a verla por la tarde. Como siempre la auscultación está perfecta, sin ruidos, la saturación 98%. Sospecha que la febrícula es de origen tumoral, así que habrá que esperar al jueves, a ver qué dice la oncóloga.

La verdad es que tanto mi doctora como las dos enfermeras que me corresponden (mañana y tarde) se desviven por mí. Me dan ánimos, algo que es de agradecer. Ya no es que te den una medicación química para la enfermedad, es que también te curan el espíritu y la autoestima con consejos, algo que no todo el mundo hace hoy en día. Sonriente

Día 3. Todo el día en casa, sin fiebre, sólo con dolor de tobillos. Día pasable. A ver la noche, que siempre, el día antes de quimioterapia, duermo fatal.

Día 4. (Peso: 78.00). A las 8:00 h. a hacerme el análisis. Voy un poquillo revuelto del estómago, me tomo un descafeinado con leche y me quedo por el estilo de revuelto.

A las 11:30 nos atienden. Buen estado general. Persiste tos seca con excesiva expectoración. La tos parece provenir de la propia enfermedad. Bueno, en general, todo más o menos bien. Tanto los dolores musculares como la febrícula, los considera dentro de la normalidad. Así que habrá que seguir con el Nolotil.

Me tomo un sándwich de cangrejo porque sólo llevo el café en el estómago. Paso a darme la primera sesión del segundo ciclo de Vinorelbina. 110 mg. vía oral (3 comprimidos de 30 mg. + 1 comprimido de 20 mg.). Esto es más fácil, te las dan, te las tragas con un vaso de agua y a casita. Eso sí, el estómago sigue algo revuelto y ahora más despues de las pastillitas... Pensativo

Estoy revuelto y lo único que quiero es meterme en la cama. Así que eso es lo que hago, a las 14:30 estoy con el pijama puesto y durmiendo. Duermo hasta las 17:30... A ver cómo duermo esta noche.

Por la noche ceno un platito de sopa de arroz pero lo dejo a medias.

Ahora estoy escribiendo esto y es la 1:20. Y estoy con los ojos como platos. Me dormiré de aburrimiento. Sonrisa

A esperar a la semana que viene la siguiente sesión.

Día 5. Todo el día en casa, con el frío que hace no me atrevo a salir más que a lo imprescindible y más cuando me entra la tos. Estoy bien más o menos hasta las 20:30 h. que me empiezo a sentir con malestar, el de todos los días: frío, sin fiebre, dolor de piernas y riñones... Y tos. Como de vez en cuando me gusta verificar cómo va la cosa, voy al servicio y... ¡tachán! escupo sangre. No demasiado, pero suficiente como para que me asuste y me meta en la cama con un Orfidal y un Nolotil. Posteriormente me tomo un Lexatin.

Día 6. Hoy es un día raro. Me siento mal por la mañana, así que me tomo un Nolotil que me mejora bastante. Por la tarde otra vez los escalofríos y malestares. Pues nada, lo de todos los días: Nolotil, Orfidal y a dormir a las 21:00 h.

Día 7. Una mañana más o menos pasable. Después de comer, me tumbo un rato en el sofá (un par de horas) hasta las 17:30 h. Me despierto bastante bien, pero a las 18:30 h. me pongo el pijama y a descansar hasta las 21:00 h. en la que estoy escribiendo esto.

Día 8. ¡Vaya día! Me levanto, desayuno, leo el correo y me vuelvo a acostar porque no me encuentro demasiado bien. Me despiertan a las 14:30 para comer. Nada más comer noto náuseas por las flemas, echo las flemas y la comida. Me tumbo un rato en el sofá, pero como estoy mejor en la cama me voy allí a seguir durmiendo. Hasta las 21:30 h. Me levanto con la intención de cenar, pero tengo bronca con el pequeño, así que me voy a la cama sin cenar y cabreado. Menos mal que por lo menos duermo bien... Sonriente

Día 9. Paso mala noche. A las 5:00 h. me desperté con tos y ya me costó dormirme. El resto del día lo pasé bastante bien, aunque parezca mentira.

Día 10. Aunque no estoy demasiado mal me paso prácticamente el día en la cama.

Día 11. (Peso: 78.600). Por la mañana a oncología. Análisis de sangre y a las 10:15 h. me atiende otra doctora porque están saturados.

Le cuento todos los síntomas que tengo casi constantes: Dolor de espalda, de piernas, de tobillos y rodillas, náuseas, febrícula, tos...

Me dice que casi todos aparentan ser de la quimioterapia. De todas formas, me cambia Nolotil por un antiinflamatorio (Naproxeno) más fuerte, me manda de nuevo (como al principio del diagnóstico) un broncodilatador (Seretide) y me manda hacer una Gammagrafía.

Por la tarde va mi mujer a la doctora de cabecera, porque yo estoy hecho un asquito (supongo que por la quimioterapia). Y de paso a por recetas, en vista de los dolores y pensando que pueden ser agarrotamiento muscular me cambia Orfidal por Valium.

Día 12. Me levanto prontito porque tengo cosas que hacer en el trabajo. Desayuno y vuelvo a la cama. Me levanto para comer. Día de dolor de estómago, rodillas, piernas y espalda. A última hora parece que me encuentro bastante mejor aunque la fiebre sube hasta los 38°.

Día 13. Me levanto como una rosa, después de haber dormido como un lirón toda la noche.

Paso un día estupendo, sin apenas dolores, sin fiebre, con más agilidad en las piernas y sin náuseas ni molestias de estómago. ¿Será por el nuevo antiinflamatorio (Naproxeno)? A ver si mañana sigo así... Sonrisa

Día 14. Pues hoy sigo como ayer. Prácticamente sin dolores y sin la torpeza al levantarme y al andar que tenía otros días.. Después de desayunar, me entra la "tos tonta" y vomito unas flemas. Bueno, aunque ya que estoy puesto, a continuación, también vomito todo el desayuno... (¿Para qué me voy a privar?). El resto del día, como ayer, sin escalofríos, fiebre o cualquier otra molestia.

Días 15 y 16. Como en los dos días anteriores: nada destacable y todo más o menos bien.

Día 17. Voy a mi doctora de cabecera. Auscultación perfecta, saturación de oxígeno en sangre 99%.

Me dice que tengo un aspecto estupendo, mejor que la última vez que estuve.

También iba con la intención de pedir el alta pero esta mañana me he levantado con dolor de piernas, he vomitado, como siempre, las flemas y todo el desayuno (incluidas las pastillas). Así que lo dejaré para la próxima vez, si me encuentro bien.

En general paso el día medianamente bien.

Día 18. Pues parece que se pasó la buena racha... Me vuelven a doler las piernas y tengo malestar general Jo!

Día 19. Vamos a celebrar el día del padre comiendo fuera de casa con mi suegro, cuñados y sobrinos. Mis hijos me regalan un delantal negro y lleno de ojos mirando (muy gracioso) y una manta con mangas y un bolsillo para meter los pies. La tipica de ponerse para quedarse dormido en el sofá. El resto de la tarde en casa de mis cuñados pasando mas frío que un "perro chico" como se suele decir. Al final de la tarde malestar, frío y deseando volver a casa para meterme en la cama.

Día 20. Con malestar todo el día, prácticamente sin ganas de comer y con el estómago revuelto. Qué bien!

Día 21. Como no todo pueden ser penas y dolores, también debo poner las mejoras que he ido teniendo y además las fotillos animan la página.

- Los pitidos de los oídos han desaparecido por completo, en contra de lo que me dijo al principio el oncólogo.

- Los miles de granos (y no exagero ni uno) que salieron como efecto secundario de la Tarceva (erlotinib) desaparecieron al suspender el tratamiento.

- Me está saliendo pelo!!! Muy poquito y muy fino. Pero por mucho que frote, no se cae y sobre todo la "ilu" que hace....

Pelo 12

- Las uñas volvieron a su ser. Según estaban en Junio de 2009, ahora están hechas un primor... El antibiótico específico para esa bacteria no pudo con ella. Se me ocurrió atacarla con lejía y prácticamente acabé con la bacteria. El problema es que iba oliendo como si acabase de fregar el cuarto de baño de rodillas y a mano como se hacía antes.

Como no acababa de terminar con la dichosa bacteria, opté por atacarla con agua oxigenada. Alguna vez ha vuelto a intentar salir pero, en cuanto noto los síntomas, lavado con agua oxigenada y desaparece inmediatamente: Veanse los resultados actuales:

Ugnas 3

Las uñas de los pies perdieron los surcos de Julio de 2009 que indicaban cada sesión de quimioterapia:

Marcas en las uñas

He seguido comprándome pendientes, aunque, la verdad, la mayoría me los han regalado compañeros de trabajo y amigos:

Más pendientes

Y por fin decir que hoy me encuentro bastante bien. Sólo tengo el dolor de piernas que me hace andar como un pato.

Días 22 y 23. Me encuentro perfectamente.

Día 24. ¡Vaya! Debe ser que como mañana me toca la quimioterapia el cuerpo lo nota... Estoy fatal. Me duelen los lumbares, las piernas y tengo un malestar general... Incluso dolor de estómago con una sensación de náuseas...

Día 26. (Peso: 77.600). Prontito al análisis. A las 10:15 ya estoy en la consulta. Sin variación respecto a la sesión anterior. Vuelvo a tomar las 3 pastillas de 30 mg más la de 20 mg de Vinorelbina tartrato.

Por la tarde estómago revuelto, dolor de piernas y de cabeza (los efectos secundarios).

Día 27. Como todos los días, parece que lo he tomado como costumbre, vomito las flemas acumuladas durante la noche, y el desayuno. Vaya!

El resto del día con los efectos secundarios de siempre: dolor de cabeza, piernas y espalda, náuseas prácticamente todo el día e inapetencia...

Día 28. Como fatal, pero a las seis se me antoja un sándwich. Le pongo cuatro rodajas de salami y una loncha de queso. Me lo como con muchísimo apetito. Por lo menos eso que llevo en el estómago, que últimamente entra poco.

Aunque me cuesta trabajo andar por el dolor de pies y aprovechando que hoy hace buen día por aquí, doy un paseíto de media hora al sol, como los viejitos.

Días 29, 30 y 31. Por las mañanas perfectamente excepto por las náuseas después de desayunar aunque me tome Primperán. Como algo más pero haciendo un verdadero esfuerzo. Por la tarde frío y malestar general hasta que me tomo el antiinflamatorio (Naproxeno) y me voy a la cama a dormir. Dicen los del tiempo que el jueves que viene subirán las temperaturas de forma notable. A ver si pasa pronto la semanita... Sonrisa

Abril de 2010 Abril de 2010

 
 
 © 2008 - 2013 Javier de Burgos

 sobre  Contacto